jueves, 24 de mayo de 2012

NIEBLA

El Perro de Heidi y su abuelo

Recuerdan a Heidi? La niña huérfana que vivía en el bosque con su abuelo en los Alpes Suizos?
Cuando Heidi perdió a sus padres estando aún muy pequeña, una tía quedó a su cuidado, pero la tía consiguió un trabajo que no le permitía cuidar a la niña, entonces acudió al abuelo para que la cuidara. El abuelo era un hombre solitario, un ermitaño, que vivía en una cabaña en el bosque y muy a regañadientes aceptó que la niña se quedará. Sin embargo, con los días y el temperamento curioso y colaborativo de Heidi, ambos empezaron un amor que duraría para siempre. El abuelo enseñó a Heidi secretos de la naturaleza, a amarla y amar a los animales, las flores, el agua, el sol... Heidi todo lo disfrutaba. Sus amigos eran Pedro, un niño pastor y Niebla, un perro San Bernardo a quien le encantaban los caracoles y dormir.
La tía regresa por Heidi para llevársela a Frankfurt a que sea compañera de una niña inválida llamada Clara que pertenece a una familia muy pudiente, pero por su estado no juega con otros niños y su educación se lleva a cabo en casa por instructores estrictos, ademas es cuidada por la Señorita Rottenmeier, una verdadera amargada llena de reglas y normas que Heidi nunca puede entender ni mucho menos adaptarse a ellas. A pesar de que Clara y Heidi establecen una gran amistad, la niña se va entristeciendo por la ausencia de su abuelo y la vida que llevaba en el campo. Finalmente deciden que vuelva donde el Abuelo y aunque ambos se ponen muy felices, -también Niebla y Pedro, que la extrañaban mucho-, a Heidi le da mucha tristeza dejar a Clara, ésta convence a su padre de que la lleve a visitar a Heidi al campo y allí ocurre un gran milagro: La fuerza de naturaleza, la grandeza de la amistad, el fervor de la comprensión... hacen que Clara vuelva a caminar!.

La Canción de Heidi

Abuelito, dime tú
que sonidos son los que oigo yo,
Abuelito, dime tú
por qué yo en la nube voy.
Dime por qué huele el aire así,
dime por qué yo soy tan felíz.
Abuelito, nunca yo de ti me alejaré.

Abuelito, dime tú,
lo que dice el viento y su canción,
Abuelito, dime tú,
por qué llovió, por qué nevó,
dime por qué todo es blanco,
dime por qué yo soy tan feliz.
Abulito, nunca yo de ti me alejaré.

Abuelito, dime tú,
si el abeto a mi me puede hablar,
Abuelito, dime tú,
por qué la luna ya se va.
Díme por qué hasta aquí subí,
dime por qué yo soy tan feliz.
Abuelito, nunca yo de ti me alejaré.

Mira el sol como sale
por detrás de las montañas
la montaña ya se abrió
que bien
junto a las cabritas correré.
Cuando llegue Pedro jugaré con él
y veré la nieve derretirse al sol.
Oye ya, como Niebla
como corre y como salta
ya resalta el cielo azul
Qué bién
junto a las cabritas correré
cuando llegue Pedro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada